Construcción nueva en el aeropuerto de Luxemburgo

Seguridad en el garaje de aparcamiento gracias a la señalización
de colores y la protección contra el fuego

Bien iluminado, agradable y una simple regulación del tránsito: El nuevo garaje subterráneo del aeropuerto de Luxemburgo demuestra que este tipo de obras funcionales también pueden realizarse muy modernas. Los colores son el principal elemento de diseño. La distribución de las cuatro plantas es idéntica, sólo se distinguen por los colores utilizados. Todos los cerramientos cortafuego, tanto las puertas hacia las escaleras como los portones en las entradas, se integran perfectamente en el sistema para guiar el tránsito. De esta manera, los colores ayudan al conductor, y posteriormente orientarán al peatón a la hora de buscar su coche.

Los tiempos de los tristes garajes subterráneos que intimidan a los usuarios han pasado a ser historia. El garaje de aparcamiento del nuevo terminal del aeropuerto de Luxemburgo es un buen ejemplo: no existen rincones oscuros, las paredes son claras. Los colores han sido seleccionados conscientemente, así el edificio se presenta más agradable y además, facilitan la orientación. Cada planta tiene su propio color: amarillo, verde, rojo, azul. Franjas de colores se desplazan por las paredes. Además, todos los accesos, es decir, todas las puertas a las escaleras, los portones en las entradas e incluso las puertas especiales (p.ej. hacia los locales de las instalaciones eléctricas) han sido pintadas en el color propio de cada planta. 
Las puertas y los portones (de Teckentrup con sede en Verl en Alemania) se entregaron en la obra con imprimación y fueron pintadas “in situ”, un total de 300 puertas, 32 puertas seccionales cortafuego y 20 puertas correderas cortafuego, algunas con puertas peatonales incorporadas.


Variadas aplicaciones para puertas cortafuego

En garajes subterráneos existe un riesgo de incendio especial. Todos los accesos y entradas disponen de cerramientos cortafuego T-30 para evitar la expansión del fuego. Las puertas entre el garaje y el terminal son las más frecuentadas por lo cual deben ser especialmente duraderas y resistentes. Aquí se ha instalado la robusta puerta cortafuego T90-2-SV. Una junta inferior adaptable sirve de protección contra el humo. Es muy resistente al desgaste porque no se arrastra por el suelo. 
En cada planta del garaje subterráneo se halla un local para las instalaciones eléctricas. Aquí el riesgo de incendios es enormemente alto - por ello la puerta T 90-1 se encarga de la protección contra el fuego.
Las puertas en las escaleras, galerías y salidas de emergencia se realizaron con marcos angulares o de perfil cerrado, según las exigencias locales. Acristalamientos circulares en la hoja activa permiten mirar a la sala contigua pudiéndose ver las personas que se acercan, antes de abrir la puerta.
Los accesos a las diferentes plantas disponen de puertas correderas T30. Algunas puertas disponen de puertas peatonales incorporadas sin umbral para que las personas puedan salir del nivel del garaje en caso de emergencia. 
Entre los sectores de incendio de cada planta se instalaron puertas correderas (sin puerta peatonal incorporada) - o puertas seccionales cortafuego: estas ahorran espacio (para aparcar) porque se encuentran debajo de la cubierta y requieren mucho menos espacio lateral que las puertas correderas.


En resumen

Gracias a un cuidadoso diseño y elementos de construcción comprobados resulta un garaje de aparcamiento sin riesgo alguno: Plantas bien iluminadas y un concepto de colores continuo guían a los visitantes del aeropuerto de forma segura por las instalaciones. Las puertas cortafuego sirven de protección en el caso de un incendio.