Puertas y porterías para estadios

¿Qué sería un estadio de fútbol sin puertas y porterías? En un sinnúmero de espacios deportivos se halla un marco de aluminio, de 7,32 x 2,44 metros, a la derecha y otro a la izquierda del campo de juego. Si pasea por los estadios con los ojos abiertos, observará que en ellos no sólo hay porterías, sino también una gran variedad de puertas y portones: en las entradas, en los almacenes – o en los quioscos encima de la barra; así se puede apreciar en el estadio más jóven de la Primera División, el Rhein-Neckar Arena del 1899 Hoffenheim, inaugurado en el 2009. “Aquí encontramos una gama muy amplia que incluye tanto puertas seccionales de primera calidad arquitectónica con relleno de reja deploye en la fachada exterior del estadio, como también cerramientos cortafuego en los sótanos", informa Achim Schröter de Teckentrup (Verl—Alemania), la empresa suministradora de todo tipo de puertas. 

La construcción del nuevo estadio de fútbol cercano a la autopista A6 en Sinsheim (Alemania) demoró menos de dos años. Los aficionados encuentran sus asientos en la primera fila estando así muy cerca de los acontecimientos en el campo de juego, los fines de semanas acuden más de 30.150 espectadores a los partidos del novato en la Primera División. Se llama simplemente “Rhein-Neckar-Arena” ya que en la región de todas formas es conocido quién es el patrón de este ambicioso proyecto (Dietmar Hopp, fundador de SAP). 

La cubierta se presenta muy ligera desplazándose sin soportes como un aro encima de las tribunas para protegerlas de la lluvia sin perjudicar la visibilidad. Una tercera parte de las plazas dispone de modernos asientos plegables ofreciendo así también espacio para observar los acontecimientos de pie. En la tribuna occidental (en la tarde entonces con el sol en la espalda) se encuentran los palcos de honor; salones muy confortables con acceso directo a la tribuna. Unos 400 “aficionados normales" pueden reunirse en el bar para aficionados. Una galería rodea el estadio y permite el acceso a los distintos bloques. En este nivel hay un total de 18 quioscos a disposición de los espectadores tanto antes como después de los partidos, así como en el descanso. En los sótanos se encuentran los vestuarios para los jugadores profesionales, pero también salas para la preparación técnica y para relajarse – baños relajantes, masajes, fitness y el cuarto del entrenador. En este nivel “pulsa el corazón” y hay suficiente espacio para alimentar las venas del estadio: almacenes para el catering, depósitos para los greenkeeper (encargados del mantenimiento del césped), instalaciones técnicas. Condiciones ideales para celebrar fiestas futbolísticas.

...Portones!

En el Rhein-Neckar-Arena encontrará muchas mas porterías que en el campo de juego: “21 puertas enrollables y 10 puertas seccionales con dimensiones de hasta 6000 x 4185 milímetros y un total de 242 puertas se hallaban en nuestra lista de partes", comenta Schröter, el especialista de Teckentrup.

Las dos puertas más atractivas se encuentran en el acceso para los buses de los equipos. Gracias al relleno de reja "deploye” se adaptan armoniosamente a la espectacular fachada de metal del estadio. Este relleno ”permeable“ también es muy práctico: permite la ventilación cercana al suelo manteniendo así la calidad del césped. Entonces, la perfeccionada tecnología – como el dintel reducido con muelle trasero - pasa casi desapercibida. Garantiza una altura de paso libre de 4 metros. Otros datos técnicos: Motor con maniobra de impulso – y en el lado del equipo anfitrión con un paso de cable especial hacia la unidad móvil.

La puerta de los greenkeeper es opaca, pero la superficie negra también es muy atractiva tal como se puede apreciar desde algunas gradas. Sin embargo, lo que no se puede notar en esta puerta (Puerta seccional SL de Teckentrup) es la precisión aplicada en la producción. “Debido al espacio muy reducido y a los tubos para líneas eléctricas colocados en la cercanía del dintel, era necesario planificar todo al milímetro. Todos los parámetros tenían que tomarse con exactitud para ser enviados a la fábrica”, explica Dipl.-Ing. Ingo Wellenbrock, el ingeniero director del proyecto de la oficina de planificación AGN.

En los quioscos se instalaron puertas enrollables con medidas extraordinarias para aplicaciones especiales – sirven de cerramiento muy ancho, pero de poca altura de los locales de venta. Debido a la gastronomía (o más bien a las parrillas) debía tenerse en cuenta que puede producirse más humo. “Para garantizar una protección adecuada desarrollamos una junta con cepillo especial para las guías" explica Achim Schröter, el director de ventas de puertas industriales de Teckentrup. Juntas convencionales completan la protección en la parte inferior y superior. El automatismo dispone de un acumulador que también funciona en caso de cortarse la corriente para poder garantizar el cierre seguro de las puertas en un caso de emergencia.

... y puertas!

En el Rhein-Neckar-Arena se instalaron unas 250 puertas. Llegaron a la obra con imprimación y sólo faltaba pintarlas - las puertas exteriores en el mismo color negro opaco utilizado también para los portones. Los planificadores seleccionaron un elegante color gris para las puertas interiores. Este tono gris concuerda tanto con los accesos principales muy frecuentados así como con las salidas de emergencia.
El bar para los aficionados como ejemplo: puede albergar 400 personas. Por ello, los accesos deben planificarse lo suficientemente anchos. "Aquí las puertas disponen de función antipánico en ambas hojas: es indispensable que las puertas puedan abrirse hacia el exterior en cualquier momento y deben cerrar perfectamente. Por ello disponen de cierra puertas con guía de deslizamiento con selector de cierre integrado”, comenta Ingo Wellenbrock. La instalación con marcos de perfil cerrado resultó especialmente fácil.
Más abajo en el estadio, en el área de los locales técnicos, predomina la funcionalidad de las puertas y el aspecto óptico resulta secundario. Aquí está prescrito instalar puertas cortafuego, algunas hasta en calidad T90.
Las puertas exteriores de los depósitos (una vez más en negro opaco) fueron equipadas con detalles técnicos adicionales: Pueden abrirse tocando un pulsador al pasar. Entonces, el accionamiento eléctrico para puertas batientes las abre automáticamente.
El color tradicional del club 1899 Hoffenheim aparece solamente en el camino de los vestuarios hacia el campo de juego: en el suelo azul de los pasillos. También aquí las puertas se adaptan fielmente a la línea arquitectónica presentándose en el fino color gris de los interiores.