Serrería Bad Fredeburg: puertas enrollables en uso

Altura: XS, ancho: XL: Las condiciones de trabajo especiales de la serrería requerían unas dimensiones inusitadas para la puerta con 1,50 metros de alto y hasta 11,43 metros de ancho.

Las puertas enrollabes de la serrería Bad Fredeburg por las que salen las maderas cortadas solo tienen 1,50 metros de altura pero una anchura de hasta 11,43 metros. Al no haber tránsito de personas, esta altura es más que suficiente para garantizar el flujo de mercancía sin interrupciones. Las dos puertas de acceso no presentan en realidad una proporción dimensional poco común, pero con sus más de 45 metros cuadrados sí son claramente más grandes. «Estas dimensiones son ciertamente extraordinarias pero no suponen ningún problema para la técnica de las puertas ThermoTeck», señala Thomas Bräutigam. El experto en puertas de Teckentrup ha estado presente durante todo el montaje de las puertas.

Desde hace años, la madera es cada vez más apreciada y, en general, la demanda de los materiales naturales aumenta constantemente. Por ello no sorprende que la industria que procesa madera tenga que aumentar constantemente sus capacidades. Un ejemplo de ello es la empresa tradicional «Dickel Holz» de Schmallenberg en Hochsauerland. Fundada en 1948 como carpintería y tras haber incorporado desde 1959 una serrería, estos últimos años han estado especialmente marcados por el crecimiento. En 2010 tuvo lugar la transformación del centro de clasificación de madera aserrada para la explotación a gran escala, en 2013 se agregó un taller para madera maciza para construcción con lo que también se amplió la capacidad del secadero. La construcción del almacén de biomasa tuvo lugar en 2014. En el curso de estos trabajos de transformación y ampliación, una nave utilizada hasta entonces como almacén se transformó en centro de producción. La nueva instalación, una sierra de cinta reductora controlada integralmente, ocupa ahora más de la mitad de esta nave.

La mercancía puede transportarse cómodamente en la nave a través del transportador de rodillos. La puerta cierra el acceso de forma limpia, con una junta de goma resistente en la parte inferior. ¡El paño de la puerta está protegido con un revestimiento para hacer frente al viento y a las inclemencias climáticas!

Con el nuevo uso también se modificó el proceso de suministro y entrega de material. Los centros de transferencia de las maderas cortadas sirven solo para el intercambio de mercancías. Ni las personas ni los vehículos atraviesan estos accesos de la nave. Por esta razón, el pasaje ha podido ejecutarse a una altura muy baja: las puertas (puerta enrollable ThermoTeck, Teckentrup) tienen 1,50 metros de alto. La madera aserrada pasa automáticamente al centro de transferencia. Fuera, las carretillas de horquillas recogen la mercancía. «La puerta más ancha tiene 11,45 metros, algo que tuvimos que realizar en el proceso de fabricación habitual», informa Thomas Bräutigam. Las medidas posibles llegan hasta los 11,50 metros de ancho y los 12 metros de alto. Pero además, si se solicita, puede irse aún más lejos: son técnicamente realizables puertas de 18 metros (clase de carga debida al viento 1).

Otra solución poco habitual es el montaje de las puertas como «puertas enrollables exteriores». De este modo, todo el espacio de la nave está disponible para el serrado y los procesos de trabajo. Puesto que el centro de transferencia está cubierto, principalmente para proteger la madera, estas puertas no necesitan una cubierta adicional.


Puerta de 45 metros cuadrados
La puerta más grande de la serrería mide más de 45 metros cuadrados. Si bien es cierto que las puertas ThermoTeck pueden ser incluso más grandes: los límites para la ejecución estándar se sitúan en 11,50 metros de ancho y 18 metros de alto. Pero también esta puerta es impresionante.

Mucho mayores son las dos puertas enrollables de entrada y salida: 7,44 x 6,13 y 6,165 x 6,00 metros. «Son algo impresionante, aunque nuestra puerta estándar puede llegar a tener hasta 12 metros de altura», relata Bräutigam. Las puertas enrollables ThermoTeck se caracterizan por su rentabilidad, robustez y construcción sencilla. Gracias a la técnica de enrollado que ahorra espacio y al resistente paño de la puerta enrollable, son especialmente adecuadas para cierres de naves amplias como en Schmallenberg. Las puertas cumplen con la norma EN 13241-1 y, por tanto, con todos los requisitos europeos de resistencia mecánica, seguridad de uso, estanqueidad y carga debida al viento. «Es precisamente en la industria donde el microperfilado del paño de las puertas supone una ventaja: la puerta amortigua pequeños impactos o colisiones como los que podrían darse con una carretilla de horquillas», comenta Bräutigam.

Unos sensores ópticos ubicados en la junta del suelo se ocupan de la seguridad. Impiden que la puerta se cierre si hay un obstáculo en el camino.

 

No hubo necesidad de construcciones especiales para accionamientos, componentes de seguridad, etc., se utilizaron soluciones de la amplia oferta de Teckentrup. Todas las puertas se accionan mediante motor; las bandas de seguridad con sensores ópticos se encargan de la seguridad. Las puertas son de doble pared para estar a la altura del uso robusto que se les da en la fábrica. Con unos 20 ciclos de apertura, la carga diaria de los accionamientos no es especialmente elevada, incluso en el servicio de seis días la carga a la que se somete la instalación queda por debajo de la carga para la que han sido diseñados los motores. Actualmente, los accesos se manejan con menor frecuencia aún, ya que solo se abren unas dos o tres veces al día. Que esta situación perdure es cuestionable: si Dickel sigue creciendo, es posible que también las puertas tengan que abrirse y cerrarse con mayor frecuencia. «Puesto que las puertas han sido concebidas para 30 000 ciclos de apertura al año, no serán precisamente ellas quienes pongan pegas al crecimiento de la serrería de Schmallenger», comenta Bräutigam.