La academia de formación profesional Max-Born-Kolleg en Recklinghausen

Protección del vestíbulo
La protección contra incendios y un ambiente moderno y estético no son incompatibles. El vestíbulo de la academia de formación profesional Max-Born-Kolleg en Recklinghausen, Alemania, es un buen ejemplo. Las galerías acristaladas en toda su altura combinan la tecnología y la estética. Las paredes transparentes sirven de protección contra incendios y contra la caída, al mismo tiempo el espacio central aparece mucho más amplio.

La academia ofrece siete campos profesionales y diez carreras – es un crisol de unas 3.000 personas. El vestíbulo es el "punto más caliente” y se extiende a toda altura por el edificio. Las vías de circulación en los niveles superiores rodean el edificio central en forma de galerías, proporcionándole una apariencia más amplia – una solución arquitectónica adecuada cuya gran magnitud resuelve y facilita con seguridad el paso diario por el vestíbulo central de varios miles de personas.

El vestíbulo debe cumplir prescripciones para la prevención de incendios especialmente rígidas por tener que cumplir la función de vías de evacuación para numerosas personas y porque existe un elevado riesgo de expansión del fuego sobre los demás niveles. Los pasillos de los niveles superiores orientados hacia el foro significan un peligro adicional.
La solución está en el acristalamiento resistente al fuego de los pasillos que rodean el vestíbulo en toda su altura - diseñado para la exposición unilateral al fuego. (La cara apartada al fuego fue establecida por un perito especializado en la protección contra incendios.) El acristalamiento está compuesto por dos vidrios (flotado/pyran) y laminado con PVB cumpliendo así las prescripciones requeridas para la protección contra el fuego y la caída. Conexiones especiales (autorizadas para casos individuales) evitan la deformación de los elementos o una eventual rotura del vidrio en caso de producirse un incendio.  Para ello se instalaron sistemas de perfiles de acero "Forster Presto".
Según las prescripciones, también las partes menos representativas del edificio debían ser herméticas al humo. En las escaleras, por ejemplo, se instalaron 34 puertas de perfiles tubulares (T30) que disponen de una junta inferior adaptable para garantizar el cierre hermético al humo – ofreciendo así una vida útil mucho más larga que las juntas deslizantes convencionales.